Por: Chef Alexandra Iserte.

Ya llegó la primavera y con ella la temporada de flores y frutas como la fresa, guanábana, limón, mango, melón, piña, plátano y papaya entre otras. Por eso este mes es ideal para empezar a preparar algunas conservas y mermeladas, así en invierno podremos tener nuestras reservas. Para cuando abras ese bote de mermelada realmente lo vas a agradecer. Las cosas a veces hay que hacerlas cuando toca, y todo tiene su momento.

 

Yo por ahora he preparado las siguiente receta, pero antes un poco de historia y el origen de las mermeladas.

La mermelada es una conserva de fruta cocida en azúcar. Algunos dicen que la palabra proviene del latín “melimelum”, o sea membrillo. En Roma, los membrillos se cubrían de miel para conservarlos.  Los persas por su parte también preparaban un dulce líquido a base de membrillo, al que llamaban “Meba”, y de “Al-Meba” proviene nuestro almíbar. Curiosamente, los ingleses (tan aficionados y expertos en este dulce) llaman “jam” a todas sus mermeladas, excepto a una: la de origen hispánico, de naranjas amargas. Y sus gourmands exigen que sean hechas con las aromáticas naranjas amargas de Sevilla: “Seville orange marmelade”.

Para hacer estas delicias hay que tener en cuenta que la proporción puede variar dependiendo de la fruta, ya que algunas tienen más pectina que otras. La pectina es la sustancia que al hervir junto con el ácido y el azúcar que agregamos a 104 ºC va a darle la consistencia densa al enfriarse. Las frutas con más pectina son las moras, naranja y manzana entre otras. Cuando desees realizar una mermelada de una fruta o verdura de bajo contenido en pectina, ésta última se puede conseguir envasada en cualquier tienda especializada en productos para repostería.

Les comparto esta receta ya que me gusta mucho el plátano, lo malo es que a veces cambia rápido de color, se pone negro y oxida fácilmente. Esta es una buena manera de darle uso a esos plátanos que son tan ricos y que a veces no sabemos que hacer con ellos.

 

MERMELADA DE PLÁTANO, JENGIBRE Y VAINILLA

1 taza jugo de naranja

3 piezas plátanos Tabasco pelados

1 taza azúcar

1 pieza vaina de vainilla, cortada a la mitad a lo largo

½ cdita jengibre rallado

Colocar todos los ingredientes en una cazuela de barro, (son las mejores para preparar mermeladas). Cocinar hasta que rompa en hervor y  luego bajar el fuego a mínimo hasta lograr su punto. Envasar caliente.

Aproximadamente 50 minutos.